domingo, 26 de octubre de 2014

Reseña: El dador de recuerdos de Lois Lowry


 
 
 
 
El dador de recuerdos –The Giver –Lois Lowry
The Giver Quartet #1 – Editorial Everest – 240 págs
ISBN: 9788424135843 – 14.95€
2/5 

La sociedad en la que vive Jonás es la perfecta descripción del mundo perfecto. Todo está bajo control; no hay colores, ni música, no hay guerra, ni posibilidad de elección. Cada persona se ajusta a las Normas de su Comunidad. Cuando Jonás cumple los 12 años y debe ser asignado a una profesión; es elegido para una función muy especial y única en su comunidad. En su formación descubrirá las verdades que subyacen bajo la frágil perfección de su mundo. Sugerente novela de ciencia ficción, sobre una sociedad utópica que sigue los pasos de las mejores novelas futuristas como Un mundo feliz, 1984, Farenheit 45… Considerado uno de los 100 mejores libros de la historia de la literatura juvenil, trata sobre temas tan importantes como la libertad, el control de la información, el miedo, los sentimientos, la amistad…


 Me interesé por este libro cuando todo el mundo comenzó a hablar sobre él. Sabía de qué trataba antes de leerlo y también me hice a la idea de que tal vez me resultase un poco raro pues es una distopía publicada hace unos cuantos años.
Tengo que admitir que el mensaje que trasmite la autora es un tanto perturbador. No solamente sobre la idea de un posible futuro, sino que se puede extrapolar a la actualidad. La idea en sí ya ha sido explotada en muchas ocasiones y de diferentes maneras, por lo que nos resulta muy familiar. Aparentemente el mundo es ahora un lugar perfecto, donde absolutamente todo es inmejorable y jamás ocurre algo malo. Y entonces descubrimos el coste de esa perfecta existencia.
Supongo que donde la autora ha querido dar otra vuelta de tuerca al dramatismo de la historia, es al involucrar a niños en la trama y ver como el gobierno manipula a la sociedad desde edades muy tempranas. De esta forma conocemos a Jonas, un chico de doce años y que le acaban de asignar su profesión, la de Dador de recuerdos, la profesión con mayor rango de la sociedad.
En realidad todo el asunto sobre el control gubernamental, la asignación de profesiones y cómo funciona me pareció bastante mediocre. El gobierno es como una entidad que sabemos que está ahí pero no tenemos ni idea de cómo funciona o actúa. La asignación de profesiones, algo tan crucial en esta sociedad, es prácticamente arbitraria y muy precipitada. Y luego está el tema del Dador de recuerdos, un solo hombre tiene en su poder todos los recuerdos del mundo, una idea bastante exagerada.
Aunque la idea general me gustó bastante, el trascurso de la trama me pareció muy acelerado. Tal vez si la autora se hubiese parado más, hubiese podido dar más sentido a la historia, haber dado más detalles. Me dio pena que todo terminase tan rápido, pues creo que se le podría haber sacado mucho más partido al argumento. Por no hablar del final, que es cuando finalmente sucede algo, carece de sentido que algo semejante pueda realizarlo un niño pequeño.
Definitivamente no voy a continuar con la saga. Tal vez sea un error y la cosa mejore con los siguientes tomos, pero no creo que yo lo intente. Antes de terminar quiero aclarar que todo esto no es más que mi opinión sobre el primer libro, me consta que a mucha gente le encantó esta historia, supongo que simplemente no es para mí. Pero os animo que tengáis una opinión por vosotros mismo y le deis una oportunidad.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Reseña: Calle Londres de Samantha Young






Calle Londres – Down London Road – Samantha Young
Ediciones B – 408 págs
ISBN: 9788466653978 – 17€
3/5


Johanna trabaja en un bar y siempre se ha ocupado de su familia, sobre todo de Cole, su hermano pequeño. Con un padre ausente y una madre incapaz de cuidarles, ha estado tomando decisiones basándose en lo mejor para Cole. Incluso elige los hombres con que sale en función de lo que pueden aportarles a su hermano y a ella. En morarse es un lujo que no se puede permitir. Pero con el nuevo barman, Cameron MacCabe, la atracción es innegable. Cada vez que mira a su compañero de trabajo se le hace un nudo en el estómago. Y, por una vez, siente la tentación de poner sus necesidades por delante. Cam está igualmente interesado en conocerla mejor, pero la dura coraza de Johanna le impide intentarlo siquiera... hasta que Cam se muda al piso de abajo del de ella y los secretos empiezan a salir a la luz.
 

No he leído este libro antes por varias razones. La principal es que desde hace tiempo no he encuentro una novela romántica que me convenza, o al menos que no me decepcione. Y la otra razón es que Calle Dublín fue, en gran parte, una decepción. Pero Johanna era uno de mis personajes favoritos de modo que decidí darle una oportunidad.

Después de leer este libro veo que a la autora le gustan los personajes torturados, concretamente sus personajes femeninos. Aunque me ha gustado mucho que en este caso la protagonista principal sea tan fuerte y resuelta. Johanna nunca ha tenido una vida fácil, y la única ventaja que siempre ha tenido es su físico, del que se aprovecha todo lo que puede para encontrar novios ricos que consigan financiar su vida. Todo esto puede resultar muy superficial, pero Jo tiene una madre de la que cuidar y un hermano pequeño al que criar, y sus facturas son enormes. Pero tras conocer a Cameron las cosas cambian, y Johanna decide hacer algo para sí misma por primera vez en su vida.

En comparación, me ha gustado mucho más Calle Londres que su antecesor. Los personajes no están inmersos durante tanto tiempo en su drama particular y evolucionan de una forma más rápida y eficiente. Aunque por otro lado, me habría gustado tener a unos personajes normales, sin equipaje a sus espaldas, pues parece que es imprescindible tener un trauma o dos para poder encontrar el amor.
La historia es muy acelerada, y no lo digo como si fuese algo malo. La autora no se anda con rodeos, muestra rápidamente como son las cosas y la historia avanza. Es algo que he agradecido, pues es una lectura muy ágil y entretenida.

Por otro lado hay ciertos temas que creo que se podían haber aprovechado mucho más, como los padres de Johanna. En especial su padre, que podría haber dado mucho que hablar pero la cosa se resuelve rápidamente tras un par de sustos. Por otro lado, en esta parte de la historia es como si Cam estuviese esperando todo el tiempo por su chica, me habría gustado que la autora hubiese profundizado más sobre él.

Por otro lado, al tratarse de una serie, está la posibilidad de reencontrarse con los personajes que ya conocíamos, y resulta muy interesante ver a Jocelyn y a Braden a través de otros ojos.

Calle Londres es una lectura entretenida, perfecta para pasar el rato y se termina muy rápidamente.

domingo, 19 de octubre de 2014

Fotoreseña: Besos que fueron y no fueron de Roger Olmos y David Aceituno


Hoy os traigo una fotoreseña de un libro muy especial. La verdad es que no hay historia, el libro básicamente trata sobre los besos, besos de todo tipo, con diferentes tipos de personas, labios o diferentes tipos de amor (o ausencia de amor). Es muy curioso y bastante divertido. Aparecen personajes reconocidos como Wendy y Peter Pan o la Bella Durmiente, y otros no tanto como los dos jóvenes amantes que se dieron el beso más largo del mundo. Pero son esos personajes desconocidos los que me acabaron intrigando, quería saber más sobre ellos pero el libro no deja saber más, solo nos da pequeños fragmentos sobre sus vidas. 








viernes, 17 de octubre de 2014

Reseña: Si no despierto de Lauren Oliver






Si no despierto – Before I fall – Lauren Oliver
SM – 480 págs
ISBN: 9788467541144 – 15,95€
2,5/5


Imagina que solo te queda un día de vida ¿Qué harías? ¿A quién besarías? ¿Hasta dónde llegarías para librarte de morir? Samantha Kingston lo tiene todo a su favor: es guapa, es popular y sale con el chico perfecto. El viernes 12 de febrero debería ser un día más en su fácil vida, pero no lo es: es el último día. O más bien los últimos, porque Samantha se despierta una y otra vez en la mañana del viernes 12 de febrero y vuelve a vivir la misma jornada siete veces. Hasta que se da cuenta de que en su mano está realizar cambios minúsculos que supondrán diferencias enormes
 
Este libro fue un regalo y me hizo muchísima ilusión pues le tenía unas ganas tremendas. El problema vino cuando comencé a leer. Y no se trata de que tuviese un mal día, le di varias oportunidades de lectura y finalmente llegué a la conclusión de que este no era un libro para mí.

La historia trata sobre Samantha, una chica que va al instituto, y sobre su último día de vida. En su instituto es el Día de Cupido, un día donde se mandan rosas unos a otros y al final del día se puede saber quién es más popular por el número de rosas recibidos. Por la noche hay una fiesta y al volver, Samantha y sus amigos tienen un accidente y ella muere. El problema es que ese día nunca termina, Sam se vuelve a despertar y el día vuelve a comenzar. Pronto se da cuenta de que ese no será un estado permanente, y que le está pasando para que enmiende las cosas. 

Sinceramente, llegué a desear que Sam se muriese de una buena vez. Me puso de los nervios con sus frivolidades y sus ocurrencias de cabeza hueca. Es cierto que el personaje cambia mucho a los largo de sus últimos siete días repetidos de vida y que al final se da cuenta que ha sido una bruja rastrera y superficial y cambia. Pero no terminó de gustarme. 

Por otro lado, el mensaje da la historia no me terminó de convencer. Basicamente dice que puedes ser una persona horrible toda tu vida, que con tal que lo hagas bien al final, todo se arregla. Que nadie me malinterprete, creo en la redención y el perdón y todo eso… pero todo necesita un tiempo.

Pero no todo es negativo. Me gustó que la autora se mantuviese fiel a su historia “realista”. El final no es un tópico, es duro y realista. No hay final feliz, ni una unión amorosa perfecta… Me gustó.

Aunque antes dije que el mensaje de la historia no terminó de gustarme, sí que lo hizo la idea en general. Me dio rabia que no se le sacara mejor partido, tal vez mi problema vino directamente de que no pude soportar a la protagonista. 

Lo que es innegable de Si no despierto es un libro muy diferente. Incita a la reflexión sobre uno mismo y la vida que llevamos, si estamos contentos como hacemos las cosas o que cambiaríamos si supiésemos que se nos acaba el tiempo. Solo por estas cosas, recomiendo su lectura. Todo esto no es más que mi opinión, por eso os animo de que le deis una oportunidad para que vosotros mismos tengáis vuestra opinión.