domingo, 13 de febrero de 2011

Los cimientos de Moby-Dick

 ¡Por odio te escupo mi último aliento! Eso es lo que gritó el capitán Ahab a la enorme ballena blanca en la novela del estadounidense Herman Melville.

Siempre se ha dicho que la novela tiene sus orígenes en hechos reales, basados en los testimonios de unos pocos navegantes que sobrevivieron al naufragio del ballenero Essex y también en experiencias personales del propio autor.

Pero recientemente, tras unos años de busqueda por parte de arqueólogos enviados por Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA) y dirigidos por el arqueólogo marino Kelly Gleason, encontraron los restos de un buque ballenero, que naufragó a finales del siglo XIX, a unos kilómetros de las costas de Honolulú. El buque en cuestión se llamaba el "Two Brothers" y era capitaneado por George Pollard Jr., encalló contra el arrecife de coral y se hundió en 1823. 

Dos años antes de ese hecho, el barco que dirigía Polard fue embestido por una ballena y se hundió en el Pacífico Sur.

Los restos del buque se encuentran en el Monumento Marino Nacional Papahanaumokuakea, protegido por los Estados Unidos. Este hecho fue la causa de que los restos se encuentren en buen estado. Se conservan dos anclas, ollas de hierro donde se derretía la grasa de las ballenas, utensilios para la caza y también de cocina.

Como veis, hasta las más grandes obsesiones jamá contadas tienen su base en hechos reales. Todo lo demás es imagición inmortalizada por la literatura.

1 voces

  1. Qué curioso! No conocía la historia. Me ha gustado el post.
    Saludos!

    ResponderEliminar