miércoles, 15 de junio de 2011

Crónica V: Blogger Lit Con 2011


Lo prometido es deuda, de modo que ahí va la crónica de sucesos durante el fin de semana de la Blogger Lit Con.

Ya empiezo diciendo que llegué tarde, muy tarde. El viernes 3 tuve examen, por lo que maldije el día mil veces ya que creía que me había salido mal (al final no tan mal) y me perdía el inicio de la quedada. Después de una larga cena de fin de curso, partí de empatada hacia el encuentro. Ese viaje admito que lo pasé prácticamente durmiendo. Más de seis horas en bus, totalmente aterrador.


Me enfrenté a mi temido metro, y no me pasé de parada porque tuve un momento de iluminación (porque no me lo explico gente). Pero la perdición estaba al caer sobre mí. En cuanto salí de nuevo a la calle anduve cerca de una hora dando vueltas en busca del hostal. El camino hacia el Retiro fue bastante fácil comparado con eso.

Cuando llegué y conseguí encontrar a los bloggers, cosa que me ocupó un rato bien grande, ya me dijeron: “Tia, que ya casi terminamos, ¿dónde te habías metido?” En fin, para la próxima no me pasa, ya lo digo con un año de antelación.
Allí escuché las aventuras que habían superado por la mañana los demás (porque el día estaba bien completito de sorpresas), y al final llegué para la gran sorpresa. Me traje a casa la bolsa de Cazadores de Sombras con los regalitos que había en su interior sobre Crónicas Vampíricas, y fui una de las ganadoras del sorteo que se realizó, por lo que ahora me tomo el café los fin de semana en una taza de Cazadores. También me vine con libros regalo, como ya dije en el anterior IMM, de los cuales quedé muy agradecida.

Luego iniciamos el recorrido de firmas, me estrené con Jordi Sierra i Fabra y Javier Ruescas, que se encontraban en la misma caseta (Isabel se nos escapó). Durante ese viaje estuvimos Marta de El Cuaderno de Ireth, Carolina El Templo de las Mil Puertas y Leara de Be Literature. Más tarde nos fuimos juntando gente, Bella, las chicas de La Biblioteca Encantada, Bri de Letras Flotantes y sus padres (cuya madre resultó ser una compatriota mía), y mucha más gente. De modo que nos fuimos de paseo, un larguísimo paseo que tenía como meta el McDonalls (somos españoles gente, los lazos se hacen más fuertes delante de una mesa).

Al día siguiente logré levantarme antes de que sonase el despertador, algo casi prodigioso en mi persona. Y me dirigí a la post quedada con un café en mano a lo largo de la Gran Vía. Me confundí de entrada (mi sentido de la orientación me va y me viene por momentos) y conseguí reunirme con BelethMaría en la cola para las firmas de Mario Vargas Llosa. Cuando llegué delante de aquel hombre creo que me empezó a dar un chungo, como se puede ver en la foto. Por cierto, estuvo muy amable, era él el que daba la mano a la gente y el primero en decir “Encantado de conocerte”.
Después de salir de allí y de decidir las tres que nos lavaríamos la mano nunca haber si algo de ingenio se nos pegaba, nos fuimos al encuentro con Víctor Conde, autor de Heraldos de la Luz, que se encontraba ya reunido con las demás bloggers en compañía de su editor. Con él estuvimos hablando de su novela y de la trilogía en general, y de literatura juvenil. Fue una charla muy interesante en la que todos participamos y nos lo pasamos bien.


Tras atender a nuestra hambre y hacer oídos sordos a nuestro cansancio, iniciamos nuestro recorrido por la feria, aunque en ese momento comenzaron las despedidas, pues algunas de las que estaban allí ya se tenían que marchar. Fue en ese momento cuando me compré Flores Oscuras; conseguí un libro firmado por Elvira Lindo, una de mis heroínas de cuando era una niña; y me Francesc Miralles me firmó la primera parte de Retrum, pues me llegó el segundo tomo a casa sin haberme leído el inicio de la historia, lo primero que pensé después de alegrarme fue: “Houston, tenemos un problema”.
Aquí me separé de las anfitrionas de la quedada, pues ya eran las siete, todas se iban pero yo necesitaba mi libro firmado por Ana María Matute, cosa que conseguí. Fue un momento muy emocionante.

De camino al hostal para recoger mi maleta, comenzó a diluviar. Me mojé entera. Y acabé con mas gallegos refugiados en la entrada en un bar, que nos reconocimos todos por nuestro acento (el mundo es un pañuelo, teoría confirmada). De modo que, tras mojarme y volver a rebozarme en agua, conseguí llegar al metro, que pillé para ir a la estación de bus. Poco más de seis horas me esperaban, durante las cuales no pude dormir porque entre el movimiento del bus, los ronquidos del tío del asiento de atrás y que no conseguía una postura ni mínimamente cómoda, llegué a casa sin dormir. Gracias a Retrum que me salvó de la locura.
En cuanto me metí en la cama, eran las siete, no me volví a levantar hasta las cinco de la tarde.

Solo me queda decir que fue una experiencia inolvidable y que pienso repetir sin pensármelo dos veces.
Un beso a tod@s.




6 voces

  1. La verdad que fue un fin de semana inolvidable, y encima conocer a personas como tu, mereció mucho más la pena. Bri ya está ahorrando para el año que viene, la ayudaremos pues nosotros, aunque estuvimos poco con vosotros lo pasamos genial. El próximo año estaremos más juntos.
    Ah y es la primera vez que ando tanto para ir a un Mc.Donalds, ejejej.

    ResponderEliminar
  2. ¿Tienes esas fotos en grande? ¡No las había visto y no las tengo! Jajajaja, qué bien lo pasamos ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia me da ver lo bien que lo pasásteis (envidia de la sana, ¿eh? xD)
    A ver si algún día coincidimos en alguna quedada bloggera, guapa.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. me alegro de haberte conocido^^jajaja todavia no me lave la mano^^aiss si es que Vargas Llosa es un amor¡¡

    ResponderEliminar
  5. Yo también estoy encantada de haberos conocido a todas vosotras!!!Ese fin de semana volví a casa con un subidón tremendo ;)

    ResponderEliminar
  6. El mundo no es un pañuelo es que los gallegos estáis por todas partes! xDDDD

    Me alegro que lo pasaras tan bien y sí, hay que repetir ^^

    ResponderEliminar