jueves, 14 de julio de 2011

Saga Harry Potter de J. K. Rowling

Este es mi tributo a Harry Potter, una enorme reseña sobre toda la saga, aunque intentaré abreviarla lo máximo posible.
Antes de comenzar a hablar de los libros, voy a decir que fue con este mago con el que me empecé a interesar seriamente por la lectura. Aunque debido a una confusión, comencé la saga por el tercer libro, aunque me los leí todos, y lo que hizo que para mí Sirius estuviese vivo e inocente mucho más tiempo que para la mayoría de los fans.
De modo que ahí va.
Con la búsqueda de la piedra filosofal todos comenzamos a tener la ilusión de que el colegio puede ser divertido (que buena!!), mirábamos a los carteros con otros ojos, las paredes dejaban de ser tan sólidas (más de uno debió de terminar en el hospital) y las lechuzas como animales fieles y buenos mensajeros.
Pero también nos trajeron un mundo de retos a media noche, de perros gigantes cuyo nombre no tiene nada que ver con la realidad, juegos peligrosos que en nuestro mundo serían catalogados: no apto para menores de 18, sombreros parlantes, cuadros con vida propia, ajedreces vivientes, duros retos y decisiones que tomar, apariencias engañosas y luchas contra el mal. Y todo a espaldas de alguien que tenía más o menos nuestra edad, que estupendo era tener 12 añitos.
Pero también nos dijeron que no todo era felicidad y diversión, pues la tristeza y el dolor del pasado marcaban a los protagonistas en el presente. Ya no éramos tan niños, también nos podían contar historias tristes.
Siguiente curso.
Ya entrando en la adolescencia, nos dicen que el tiempo corre mucho, que a nuestra edad somos hiperactivos y debemos anotarlo todo, no vaya ser en el futuro nos olvidemos de un día fuimos jóvenes.
Y entonces nos llega Rowling y nos suelta una historia de un diario endemoniado donde una de las vidas de Lord Voldemort
residía allí. De una serpiente del tamaño de un tren que se movía por las cañerías, de niños petrificados, pociones que te transforman en otra gente (menos mal que los estafadores no han averiguado la receta), historias que se repiten, amores fatales que es mejor que se sobrellevaran viendo una peli con algún macizorro para alegrar la vista y que no llorase tanto el corazón, túneles secretos, idiomas malditos, cámaras secretas.

A mí este libro me hizo quemar mi diario, ahora todo se queda en mi cabeza, y si la edad borra algún párrafo de mi vida, pues me fastidiaré. ¿Y qué niño no pudo dormir porque de noche, tras leer un poquito, escuchaba crujir la madera del suelo? ¿Y gotear el grifo? ¡¡A ver quién era el valiente de levantarse y cerrarlo bien!!

 Un añito más, y ya llegamos a tercero.

Que buen año, empezamos siendo expulsados, nos va a quedar un expediente de fábula. Los carceleros de la prisión se han largado a hacer otros trabajitos, y esos chupa almas andan correteando cerca de uno a ver si nos meten en el cuerpo una depresión de caballo y con suerte, nos arrancan el alma y tan panchos todos.
Nos montaremos en un autobús que no esquiva obstáculos, más bien al revés. Descubriremos que los bebés también guardan recuerdos, y que siempre pueden volver. Viejas traiciones volverán a atormentar vidas que quedaron marcadas por ellas y viejas ratas asquerosas saldrán a la luz del día.

Nos escaparemos del colegio para ir de excursión. Descubriremos que ser un cerebrito tiene sus ventajas, siempre te puedes mudar de piel dependiendo de la ocasión. Nos enseñaron que la culpa puede ser la peor compañía, la mejor arma y la más severa condena. Sabremos que la amistad es la alianza más poderosa y que la familia es sagrada, más allá de tu propio bien estar.


En cuarto descubrimos que el mayor honor es que elijan como representante para un torneo.
Sobrevivimos solitos ante el dragones, supimos que las sirenas no son tan hermosas como nos hicieron creer de niños, y que aquella persona que más amas puede ser utilizada en tu contra.

Nos metieron en laberintos donde pudimos perder la razón y también nuestra vida.
Los cotillas siempre hablan, y cuando no tienen nada que decir, se lo inventan, y tu luego a enfrentarte con el mundo defendiéndote cómo puedes.

Supimos que los enemigos en ocasiones están más cerca a nosotros de lo que podríamos sospechar. Nos enfrentamos a la muerte, la vimos llevarse a algún amigo, nos venció el mal y lo mejor que pudimos hacer fue salir con vida.
Los buenos tiempos terminaron ante nosotros. Y supimos que pasase lo que pasase, nada volvería a ser lo mismo de antes.


Con quinto el mal entró dentro de nosotros. Nos comenzó a controlar, tanto nuestros actos como nuestra mente, y ni nos dimos cuenta.
Vimos como alguna gente nos dejaba atrás para protegernos, y la odiamos por ello.

Nos unimos a causas que podríamos no ver cumplidas, pero lo hicimos gusto por el bien y lo correcto.
Visitamos hospitales, para acompañar a camaradas que casi pierden la vida por un futuro mejor del que se avecina. Descubrimos secretos de familias que nunca sospechamos y guardamos silencio.

Fundamos ejércitos y luchamos contra el mal entre clase y clase. Nos rebelábamos contra el abuso de poder y proclamamos héroes a nuestros amigos insurrectos.
Nos contaron historias sobre profecías sobre nuestra vida y nuestro destino, dejando un gran hueco en blanco justo al final. Aprendimos que nuestro destino lo forjamos con nuestras propias decisiones y con las acciones de los demás, por mucho que creíamos que nuestro camino ya está trazado.

Nos dirigimos directos hacia el abismo, sabiendo que nuestro enemigo nos esperaba y que la muerte, era el resultado más seguro. Nos perdimos en el Ministerio, en pasadizos y habitaciones que ni habríamos pisado en nuestras peores pesadillas.
Luchamos por nuestra vida y vimos caer a uno de los nuestros, llevándose con él lo poco que teníamos y dejándonos solos. (La muerte de Sirius me traumatizó, me empecé el siguiente esperando algún tipo de resurrección).


En nuestro sexto año comenzamos una búsqueda insaciable sobre los trozos de alma de Voldemort.
Unimos las piezas sueltas de una historia que transcurrió antes de nosotros naciésemos. Y fuimos descubriendo el porqué de todo lo sucedido.

Descubrimos que las leyendas pueden tener más de verdad de lo imaginábamos y que nosotros mismos podemos continuarlas.
Nos hicimos amigos de alguien que escribió consejos sobre pociones.

Descubriremos quién es nuestro gran amor y tendremos que dejarlo marchar para no perderlo para siempre.
Veremos nuestro colegio envuelto en una batalla, alguien cercano a nosotros sufrirá un ataque que tendrá consecuencias inciertas.

Lupin al fin encontrará el amor, aunque casi se lo pierde por el camino (que testarudos pueden llegar a ser los hombres).
Y veremos como otro ser querido nos deja. (Que conste que yo esperaba que Dumblendor su muriese en el anterior, de modo que no me resultó ni tan chocante ni tan dramático)


Y finalmente llega el séptimo año. Último año de colegio, pero el mal se ha apoderado de él, de modo que nos saltamos este curso y nos vamos por otro camino, buscando una solución.
Ron nos dejó tras un arranque de rabia, y a partir de ahí solo quedamos dos, al menos por un tiempo.

Fuimos a visitar a nuestros padres, vimos la que un día fue nuestra casa y sufrimos un ataque que casi nos deja en el sitio.
Seguimos cargándonos horrocruxes, pasamos hambre y frío. Ron volvió, justo a tiempo para ponernos al día, darle una alegría a Hermione,

Nos capturaron los mortífagos, nos torturaron y conseguimos huir gracias a una ayuda inesperada y dejando a otro amigo atrás, el pobre Dobby.
Vimos como la licantropía tiene diferentes formas y como el amor lo puede todo, incluso hacerte ir contra toda tu familia.

Luchamos en la gran batalla final. Amores que estuvieron latentes durante años salieron a la luz (ya empezaba a pensar que esos dos no se iban a besar en la vida). Vimos a muchos amigos caer y descubrimos que debíamos morir para que los demás tuviesen una oportunidad. Nos dirigimos a la muerte y la aceptamos.
Pero seguimos vimos y vencimos. La vida siguió pero supimos que toda victoria tiene un precio, y cuanto más grande es el triunfo, más debemos pagar por él.



Francamente, solo me tocó las narices que en el último libro Harry fuese de sobrado ante Voldemort justo en la batalla final, pudo lanzar el hechizo y tan pancho. Pero me encantó, esta historia reúne la eterna lucha del bien contra el mal, dando una vuelta de tuerca poniendo todo en manos de un niño, que sin elegir su camino ya lo encuentra trazado ante él.

Todo el mundo debería darle una oportunidad a esta saga, mejoró mucho con el tiempo, y la historia se hizo muy profunda.

Definitivamente, estoy muy orgullosa de formar parte de la generación Harry Potter. A quien no le guste, que se aguante.

Gracias por leer este testamento a todos.

5 voces

  1. No sabes como me ha hecho llorar este encantador post, gracias, es perfecto, Dios! estoy a unas horas de ver la última parte de las Reliquias y tengo muchos nervios, en mi estomago hay un vacío enorme esperando a ser llenado, y no es hambre eh, creo que cerraremos un ciclo viendo esta octava cinta, pero Harry Potter nunca morirá.

    ResponderEliminar
  2. Oh, Harry Potter es tan genial... ¡Me encanta Harry Potter! ¡Soy una friki de Harry Potter!
    No me he perdido ni una sola película y las tengo todas en DVD y los libros, sin duda, son lo mejor.
    Me da mucha pena que aquí termine todo. Que no quede ningún "CONTINUARÁ..." ni quede ningún "Nos veremos en Hogwarts el próximo año" ...
    No quedan más misterios, solo queda 1 película que ver. He leído 2 veces el último libro y sé lo que ocurre, pero no sé cómo lo van a enseñar en la pantalla y estoy nerviosa >-<

    Muchos besotes Hogwartianos
    Pandora

    ResponderEliminar
  3. Mi hermana y yo siempre hemos compartido lecturas. A sus manos llegó un ejemplar de Harry Potter y la Piedra Filosofal, recién salido del horno, mucho antes de que la saga continuase. Un día me dijo: "Te voy a prestar un libro de un niño que vive debajo de una escalera, porque sus tíos no le quieren; es que sus padre eran magos, y él también". ¿Niños maltratados? ¿Magos? Me sonó raro.
    Debo confesar que, cuando lo leí, el mundo creado por J.K. Rowling me atrapó. A pesar de sus altibajos (creo que la quinta parte es la que menos me gustó), la autora ha creado una saga mítica, unos personajes inolvidables que siempre estarán presente en los corazones de los lectores.
    ¡Un abrazo!
    Francisco

    ResponderEliminar
  4. Excelente post.

    Esta saga hizo que leyera y he de darle siempre las ganas por ello.

    Creo que ha sido algo estupendo que hayamos podido crecer con esta saga, una oportunidad única y que seguiremos con nuestros hijos.

    Ayer vi la última película y supe que algo de la saga siempre quedaría en nosotros.

    Un saludo y felicitaciones por la entrada, muy buena. =)

    ResponderEliminar
  5. Uff! Harry Potter marcó un antes y un después en mis lecturas, antes de Harry todo era vampirismo, hombres lobos y cosas por el estilo, ahora después de leerme de corrido los siete libros me encuentro en la fase, prueba de todo.
    J. K. realmente renueva mi amor por lo fantástico y ficticio. De lo único que me arrepiento es de no haberlo leído antes.

    Gran reseña.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar