viernes, 24 de mayo de 2013

Reseña: El señor de las moscas de William Golding



 









El señor de las moscas
Lord of the flies
Autor: William Golding
Editorial: Alianza
Páginas: 288
ISBN: 9788420674179




Urdida en torno a la situación límite de una treintena de muchachos en una isla desierta, El Señor de las Moscas es una magnífica novela que admite lecturas diferentes e incluso opuestas. En efecto, si algunos pueden ver en esta indagación de William Golding en la condición humana la ilustración de que la agresividad criminal se halla entre los instintos básicos del hombre, otros podrán considerarla como una parábola que cuestiona un tipo de educación represiva que no hace sino incubar explosiones de barbarie prestas a estallar en cuanto los controles se relajan.


Este es uno de esos libros que tienes que leer una vez en la vida, y en muchos colegios o cursos, es una lectura obligada. Yo quería leerlo desde hace mucho tiempo, pero siempre lo terminaba posponiendo. Finalmente, a ver la lectura conjunta que proponía Beleth no me pude resistir.

He oído varias teorías del porqué los niños que la isla, terminan haciendo lo que hacen. Es cierto que durante todo el libro uno puede ver el pesimismo que sentía el propio autor respecto al hombre, y sus más bajos instintos. Pero también pude notar como todos los niños en general sentían aversión a las reglas, cada uno a su manera.  

Al comienzo de la historia, los niños de diferentes edades están dispersos por la isla, son todos supervivientes de algún tipo de accidente aéreo en el cual todos los adultos han desaparecido. Como el primero que muestra cierta autoridad y tiene algún parecido con el comportamiento adulto, Ralph es nombrado jefe tras una votación. Pronto establece ciertas normas, como construir refugios, buscar agua y comida y hacer señales de humo con la esperanza que los rescaten.

Sin embargo, nunca llega a haber un estado de control y autoridad realmente. A tratarse de niños siempre acaban encontrando la forma de eludir su responsabilidad, y no llega a haber un control sobre los más pequeños, de los cuales nunca se llega a saber siquiera su número. 

Pero a la sombra de Ralph está Jack, en él cala el ansia de poder y está harto de aceptar las normas de los demás. Él será el que comience las partidas de caza para los jabalíes, y con el primer derramamiento de sangre, algo cambia en el comportamiento de los cazadores. Para la caza, todos se intentan camuflar pintándose el cuerpo con barro, y tras esa máscara se sienten libres de todo, incluso de culpa.

Poco a poco los niños pierden sus modales y su deber a las pocas responsabilidades que tienen en la isla. Las disputas entre Ralph, que representa el orden y sentido común, y Jack, un líder salvaje y autoritario, van creciendo hasta el punto en que no hay espacio suficiente en la isla para ellos dos. 

Supongo que en cierto sentido sería normal decir que todo se acaba desvaretando porque los niños no les gustan que les digan lo que tienen que hacer. Pero creo que el gran aliciente que provocó gran parte del caos fue el miedo. El miedo está impreso en la condición humana, y los niños al verse solos en la oscuridad, donde no hay ningún adulto que los proteja, ven “la bestia”. Si en los momentos que creyeron ver la bestia hubiese sido de día, todo habría sido diferente y no habrían todos terminando ocultar su culpa por la sangre que manchaba sus manos. 

El libro es muy crudo, no exactamente lo que me esperaba, pero aun así en varias ocasiones te hace pensar, y extrapolas lo que les a lo que ves en las noticias. Aunque es un libro protagonizado por niños, no es exactamente para niños, básicamente porque creo que muchas cosas no las entenderían o las pasarían por alto. Pero creo que uno de los peores puntos de la historia es que el autor utilizó a niños, de los que siempre se dicen que son inocentes y no conocen el mal, y los convierte en unos desalmados al llegar a la isla. Básicamente es como si el autor estuviese diciendo que la humanidad entera es el demonio en sí y no tenemos salvación. 

A mí en general me gustó mucho el libro. Tiene muchas descripciones, pero no es denso ni recargado. El libro se lee en un periquete, es muy cortito y ciertas situaciones hacen que no puedas dejar de leer.

En cuanto al final, yo misma me sorprendí de cómo termina todo. La situación final es esperada, no es ninguna incógnita, pero yo no me lo imaginara así. Además que todo ocurre de forma muy rápida en medio de una situación bastante tensa.

Sin duda, es un libro recomendable. Que todos deberíamos leer, aunque solo sea para hacernos pensar un poco sobre ciertas cosas que damos por hecho. 


4 voces

  1. A mi el final me pareció tan, tan, tan brusco... :/ lo tuve que releer porque pensaba que me había saltado algo...
    No sé, yo esperaba otra cosa del libro, quizá iba con unas expectativas un poco elevadas, que con la fama que tiene pensaba que iba a ser mucho más crudo.
    Al menos ya podemos tachar un libro de las famosas listas de "X libros que leer antes de..." xD

    ResponderEliminar
  2. @Beleth yo casi no me entero con el final, también lo releí y la verdad, no me esperaba ese desenlace, no tan brusco por lo menos. Yo no tenía muchas expectativas sobre el libro, pero en cierta forma no es lo que esperaba. Pero tienes razón, es un clásico menos que leer :)

    ResponderEliminar
  3. Holaa^^
    Pues con la portada y el título uno piensa que es más infantil, pero leyendo tu reseña no parece que sea precisamente para niños. Lo de la ideología de que somos malos me recuerda al libro de los viajes de Gulliver (que no he leído, pero caerá). Lo estuvimos hablando en clase de literatura y me llamó la atención el odio del autor por los humanos y su consideración de que hasta los animales son superiores xDD
    Besitos :D!

    ResponderEliminar
  4. Tengo pendiente su lectura. Me lo compré hace poquito y tengo muchas ganas de leerlo :3

    Besotes ^^

    ResponderEliminar