viernes, 27 de septiembre de 2013

Reseña: Embrujo de Rachel Hawkins








Embrujo – Spell Bound – Rachel Hawkins
Hex Hall III – Destino – 256 págs. 
ISBN: 9788408004714 – 19,95€
3/5
Contiene spoilers de los anteriores libros

Justo cuando Sophie Mercer empezaba a aceptar sus extraordinarios poderes mágicos como demonio, el Concilio Prodigium se los arrebata. Ahora se encuentra sola, indefensa y a la merced de sus enemigas, las Brannick. O al menos así lo cree Sophie, hasta que hace un descubrimiento inesperado: las Brannick saben que se avecina una guerra épica, y creen que Sophie es la única con poder suficiente para impedir el fin del mundo.
 

Desde hace tiempo tenía esta saga colgada, al final me decidí por darle el carpetazo final y me decidí por leer el último libro. 

Con esta última entrega, la autora sigue en la misma línea que con los anteriores libros. Tras el giro inesperado de acontecimientos al final de Desafío, Sophie es envía por un portal junto a su familia, pero cuando sale de él no está en ningún lugar conocido y se acaba topando de frente con las Brannick. Cuando cree que nada puede ir a peor, al despertar se topa que su madre está allí con ella, que nadie sabe nada de sus amigos, ni de Archer y su padre sigue desaparecido, posiblemente en la celda donde lo vio por última vez. Tras una larga charla llena de aclaraciones, deciden que deben volver junto a las Casnoff y detenerlas. 

Como ya dije en un principio, el libro sigue la misma línea que los anteriores. El ritmo es constante y dejan de pasar situaciones que agilizan la lectura. Sin embargo, creo que la autora no ha sabido aprovechar para nada el potencial que tenía este libro en concreto. Al comienzo de la lectura nuestra protagonista tiene un problemón del copón, y bastantes cosas que hace y líos que solucionar. Pero en lugar de crear una trama donde todo el trabajo se vea, las cosas se van solucionando solas, todo va ocurriendo por arte de magia, nunca mejor dicho, según las necesidades de nuestros personajes. Es realmente molesto.

En mi opinión lo que salva a este libro es la ligereza de la narración, no es muy pretenciosa y se concentra en los detalles justos, sin demasiada floritura. Eso ayuda a que la lectura sea un poco más ágil.
Además el triangulo amoroso, que yo ya creía disuelto tras todo lo sucedido, vuelve a la carga. Lo cual no queda ni mínimamente creíble, porque ya es evidente con quien se va a quedar Sophi, independientemente de lo que la sociedad mágica espera de ella en ese sentido.

La batalla final es un poco liosa y extraña, me tuve que leer dos veces porque por poco no me entero bien de lo que pasaba. Y es que prácticamente es un hecho que ocurre sin pena ni gloria, donde la autora puso en punto dramático a la historia. La verdad, me esperaba mucho más teniendo en cuenta que aquello era como una especie de fin del mundo y que era el final de la saga. 

En general, ha sido un libro bastante ameno, sin grandes pretensiones, muy corto y donde la información está comprimida. Podía haber sido algo mucho mejor, sobre todo con los detalles finales que son terriblemente exagerados. Pero por lo general es una lectura de un día, cuando no te apetece leer algo realmente sustancial y solo necesitas pasar el rato leyendo.

1 voces

  1. Tengo muchas ganas de leer esta trilogía. Espero que me guste. Parecen libros muy divertidos.
    Un beso ^.^

    ResponderEliminar